53% de éxito en Fecundación in Vitro – 68% de éxito en donación de óvulos

Reproducción Humana Asistida

Dr. Ignacio Cano Trigo

Dr. Ignacio Cano Trigo

Ginecólogo

"Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit,

Dr. Eduardo Saenz de Badajoz

Dr. Eduardo Saenz de Badajoz

Urólogo

"Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit,

Carmen Fernández Díaz

Carmen Fernández Díaz

Embrióloga

"Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit,

Dr. Ignacio Cano Flaquer

Dr. Ignacio Cano Flaquer

Ginecólogo

"Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit,

Dr. Ignacio Cano Flaquer

Tras realizar mis estudios de medicina en la Universidad de Málaga y pasar el examen MIR con alta calificación, inicié la formación en la especialidad de Obstericia y Ginecología en el Hospital Materno Infantil de Málaga. Desde el primer momento sabía que seguiría los pasos de mi padre, Ignacio Cano Trigo, responsable de la Unidad de Reproducción de dicho Hospital durante 30 años y uno de los pioneros de la técnica laparoscópica en España.

 A pesar de la mejor enseñanza que podía tener de él, mi padre siempre tuvo mucho interés en que ampliara mis conocimientos en Reproducción.

Tuve la oportunidad de trasladarme a Barcelona para incorporarme al Servicio de Ginecología del Hospital Clínic en calidad de residente de 4º año. Allí conocí a su amigo, el Dr. Juan Balasch, responsable de la Unidad de Reproducción y uno de los máximos exponentes a nivel mundial en el campo de la Reproducción Humana, y a dos de sus colaboradores, el Dr. Francesc Fabregues y la Dra. Monserrat Creus, que desde el primer momento se volcaron en mi formación.

Tras volver a Málaga y obtener el título de especialista en Obstetricia y Ginecología en el año 1996 comencé a trabajar. Para seguir ampliando mi experiencia pasé unos meses en Madrid, con tres especialistas en Reproducción, los Dres. Eleuterio Hernández, Elisabetta Ricciarelli y José Luis Caballero,  y en Valencia, con los Dres. José Remohí, Juana Crespo, Antonio Requena y  el Dr. Juan Antonio García Velasco, con el último de los cuales mantengo una relación amistosa y profesional muy constante. Ya en Málaga y ante las dificultades que existían para trabajar en la sanidad pública, comencé a hacerlo en el ámbito privado y durante unos años formé parte de un equipo que puso en marcha una Clínica de Reproducción a finales de los años 90. Allí trabajé hasta el año 2005, alternando mi trabajo con visitas a otras clínicas, hasta que la experiencia y los conocimientos aprendidos me llevaron a querer desarrollar esta disciplina de la mejor manera que entendía. Por ello, decidí crear una Unidad de Reproducción, junto con mi padre y el Dr. Alberto Reche, su socio y colaborador durante gran parte de su carrera profesional. La idea quedó plasmada en lo que hoy es  la Unidad de Reproducción que lleva nuestro nombre, Dr. Cano, situada dentro de la Clínica Santa Elena, en Los Alamos, Torremolinos. Desde el año 2006 atendemos a  parejas que consultan por infertilidad y realizamos todos los estudios y tratamientos de reproducción asistida que se requieren para hacer realidad una ilusión: conseguir un embarazo y un niño sano.

 

 

LABORATORIO

Carmen Fernández Díaz

Responsable del laboratorio de embriología y andrología.
Licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad de Málaga.
Especialista en técnicas de reproducción asistida.
Miembro de Asebir (Asociación Española para el estudio de la Biología Reproductiva).

Laboratorio de andrología

Seminogramas Capacitaciones seminales (REM).
Preparación seminal para inseminaciones artificiales.
Congelación y crio-preservación de semen.

Laboratorio de fecundación in vitro

Fecundación in vitro.
ICSI (Microinyección intracitoplásmica de espermatozoides).
Biopsia embrionaria para diagnóstico pre-implantacional  (DGP).
Hatching asistido.
Vitrificación y almacenamiento de embriones.

 

 

 

ESTUDIO DE LA MUJER

Las pruebas que disponemos para realizar un estudio de esterilidad a la mujer van encaminadas a conocer dos factores fundamentales: la función del aparato genital y su morfología (léase el documento “cuando acudir a una clínica de reproducción”).

Estudio de la ovulación:

  1. Ecografia transvaginal
    Hoy día no hace falta solicitar ningún análisis de sangre especial para saber si la mujer ovula, la ecografía transvaginal es suficiente para comprobar una buena función de los ovarios.
  2. Analisis hormonal
    Cuando la función ovárica no es la adecuada solicitaremos un análisis hormonal en el 2º o 3º día de regla. Se determinarán hormonas que están directamente relacionadas con los ovarios como la FSH, LH y estradiol, y hormonas cuya alteración pueden tener incidencia sobre los mismos como la prolactina y las hormonas tiroideas.El resultado de la FSH nos dará además información de lo que llamamos “la reserva ovárica”, es decir, la reserva de óvulos que tienen los ovarios en ese momento y por tanto de la capacidad reproductiva de la mujer. Para conocer la reserva ovárica tenemos ya un análisis más exacto como es la determinación de la hormona antimulleriana.

Estudio de la morfología del aparato genital

  1. Ecografia transvaginal
    La ecografía es la principal técnica para estudiar tanto la morfología del útero como de los ovarios.
  2. Histerosalpingografía (HSG)
    Dado que en una ecografía vaginal no pueden verse las trompas, la HSG es una prueba radiológica en la que podemos comprobar el estado y la permeabilidad de las mismas. Requiere la administración de un contraste radiológico a través del cuello uterino por lo que a veces provoca dolor. El paso del contraste a través del útero y las trompas y su vaciado en la cavidad abdominal se muestran en radiografías realizadas durante el proceso.Cuando estas dos pruebas nos hagan sospechar una alteración morfológica del aparato genital se valorará la realización de otras dos pruebas, como son:

La histeroscopia:

Consiste en la visión directa de la cavidad uterina mediante una óptica fina que se introduce a través del canal cervical. Puede realizarse sin anestesia cuando sólo es diagnóstica o con sedación cuando se utiliza para resolver alguna patología como un mioma o un pólipo.

La laparoscopia:

Consiste en la visualización del aparato genital a través del abdomen mediante la realización de pequeñas incisiones que permiten la introducción de ópticas y utensilios finos que posibilitan realizar intervenciones quirúrgicas sobre el útero, las trompas y los ovarios. Siempre se realiza bajo anestesia general.

La infertilidad de causa masculina ha llegado a ser una de las principales causas de infertilidad y el motivo de la realización de más del 50% de los ciclos de fecundación in vitro. Las pruebas que pueden realizarse al varón son:

 

 

  1. SEMINOGRAMA Ó ESPERMIOGRAMA.
    Consiste en el estudio microscópico de una muestra de semen obtenida por masturbación tras 3 días de abstinencia sexual. Se estudiará fundamentalmente el volumen de la muestra, el número de espermatozoides que contiene, la movilidad de éstos y su morfología (véase parámetros normales de un seminograma)
    Nuestra unidad posee una zona para la recogida de muestras seminales aunque solemos recomendar la extracción en el domicilio, menos estresante para el varón, siempre y cuando su entrega al laboratorio sea en un tiempo inferior a 1 hora. Para la recogida se utiliza un frasco estéril de recogida de orina.
  2. CAPACITACIÓN SEMINAL
    Debido a que un seminograma puede estar puntualmente alterado por causas tan variadas como el stress ó un cuadro febril, se aconseja en esos casos repetirlo ó realizar una capacitación seminal, técnica de laboratorio que nos permite extraer del semen a los espermatozoides capaces de fecundar un óvulo. Su resultado, el llamado recuento de espermatozoides móviles (REM), debe ser mayor a 5 millones, valores inferiores obligan a realizar una técnica de reproducción asistida.
  3. OTRAS PRUEBAS
    De confirmarse la alteración seminal, aconsejamos al varón una valoración por el urólogo al objeto de poder identificar una causa. El urólogo le realizará una exploración genital y valorará la realización de unas pruebas como:  

    1. ANALÍTICA GENERAL Y HORMONAL
    2. ECOGRAFÍA-DOPPLER TESTICULAR.
    3. CARIOTIPO SANGUÍNEO:
      Análisis de sangre que permite estudiar los cromosomas. Algunas alteraciones del mismo son motivo de afectación seminal severa y obligan a realizar un ciclo de fecundación in vitro con diagnóstico genético preimplantacional ó la utilización de semen de donante.
    4. BIOPSIA TESTICULAR:
      Consiste en extraer un fragmento de tejido testicular para su estudio. Se realiza en casos de afectación seminal severa y azoospermias. Es un procedimiento mínimamente invasivo que se realiza bajo anestesia local o sedación y su realización puede llegar a ser necesaria como única forma de obtener espermatozoides del varón en un ciclo de fecundación in vitro.

Decía W. Passini: “ la infertilidad es un infortunio sentido y vivido de una forma más dolorosa que la esterilidad: la mujer estéril espera, la mujer que aborta se desespera”.

 

 

Es cierto, la mujer que aborta tiene un sentimiento grande de frustración que en muchos casos requiere una explicación tranquilizadora. La mujer debe saber que la posibilidad que tiene de abortar espontáneamente antes de los 35 años es de un 15% y que a mayor edad este porcentaje aumenta. Esto es debido a que el aborto es consecuencia de una mala calidad de alguno de los gametos, más frecuentemente del óvulo, y ello origina un embrión anómalo en el momento de la fecundación. Esta es la causa del 80% de los casos de aborto y es un hecho casual independiente de un embarazo a otro, por tanto no por abortar en un primer embarazo se abortará en un segundo.

Si la mujer aborta por segunda vez se considera que merece la pena realizar un estudio a la pareja para descartar que nos encontremos en el 20% de los casos restantes. Las pruebas a realizar que podemos realizar son:

  1. Un análisis de sangre a la mujer
    Sirve para poner de manifiesto una enfermedad metabólica como la diabetes o el hipotiroidismo, que pueden incidir sobre el embarazo.
  2. Una ecografía vaginal y/o una histeroscopia:
    Sirven para poner de manifiesto una posible malformación uterina que imposibilite ó dificulte el desarrollo de un embrión implantado.
  3. Un cariotipo sanguíneo a la pareja:
    Se trata de un análisis para el estudio de alteraciones cromosómicas en alguno de los miembros de la pareja que puedan originar en el embrión alteraciones más severas incompatibles con la vida. Sólo originan del 2 al 5% de las alteraciones cromosómicas del embrión
  4. Un análisis de factores autoinmunes a la mujer, responsables de un rechazo al embarazo.
  5. Un estudio de trombofilias a la mujer, es decir, alteraciones de la coagulación sanguínea que pueden originar trombosis de los vasos placentarios y con ello la muerte del embrión ó del feto.
  6. Análisis del semen para buscar posibles alteraciones de los espermatozoides que puedan originar un embrión de mala calidad. Es una prueba discutida.

La Fecundación in Vitro es un tratamiento que consta de procedimientos médicos y biológicos destinados a facilitar la unión de óvulos y espermatozoides en el laboratorio, obteniendo así embriones que serán introducidos en el útero para lograr una gestación.

        El ciclo de fecundación in vitro consta de 4 fases:

  1. Estimulación ovárica. Es un proceso que dura de 2 a 3 semanas y durante el cual la mujer se administra unas hormonas que estimulan la formación de los folículos, unidades funcionales ováricas dentro de las cuales se encuentran los óvulos.
  2. Extracción de los óvulos. Los óvulos se extraen, por vía vaginal y bajo visión ecográfica, mediante la punción-aspiración de los folículos desarrollados en los ovarios. La intervención dura de 10 a 15 minutos, es realizada habitualmente bajo sedación y la paciente es dada de alta en pocas horas.
  3. Proceso de fecundación in vitro. Una vez obtenidos los óvulos, el laboratorio deberá disponer de los espermatozoides procedentes de la pareja, o de un donante anónimo en los casos que proceda. El semen se prepara con el fin de seleccionar los espermatozoides más adecuados para la fecundación.El proceso de fecundación puede realizarse de dos formas, mediante la llamada Fecundación in Vitro convencional (FIV), en la que el óvulo y espermatozoide se unen de forma espontánea, y la Microinyección Espermática (ICSI), en la que la fecundación se realiza inyectando un espermatozoide dentro de cada óvulo.De la fecundación se obtienen los pre-embriones, que serán clasificados según su morfología para seleccionar a los mejores para la transferencia. Los embriones sobrantes de buena calidad son congelados.
  4. Transferencia embrionaria. Un número limitado de embriones, entre 1 y 3, serán transferidos al útero mediante un catéter introducido a través de la vagina. Se trata de un procedimiento ambulatorio que no precisa ningún tipo de anestesia.

¿ CUÁNDO SE REALIZA ?

Las indicaciones más frecuentes son:

  • – Alteración irreversible de las trompas.
  • – Disminución importante del número y/o movilidad de los espermatozoides.
  • – Endometriosis moderada o severa.
  • – Fracaso de un programa de inseminación artificial.
  • – Edad materna avanzada
  • – Necesidad de diagnóstico genético pre-implantacional

 

La inseminación artificial (IA) consiste en la introducción de los espermatozoides dentro de la cavidad uterina en el periodo próximo a la ovulación. Hablamos de inseminación artificial conyugal (IAC) cuando el semen utilizado es de la pareja y de inseminación artificial de donante (IAD) cuando el semen procede de un banco legalmente autorizado de donantes.

¿ Cómo se realiza ?

La inseminación artificial se puede llevar a cabo durante el ciclo natural, o después de un proceso de estimulación ovárica.

Dicha estimulación se realiza mediante fármacos cuya acción es idéntica a la de las hormonas producidas por la mujer.La tasa de embarazo es significativamente mayor en los ciclos estimulados.

Para su control se realizan ecografías periódicas al objeto de comprobar el buen crecimiento del folículo y decidir el momento adecuado para realizar la inseminación. .

El día indicado para la inseminación el varón deberá acudir a dejar una muestra de semen, que se procesará a fin de obtener los espermatozoides de buena calidad. En casos de IAD se procederá al mismo método de selección tras descongelar la muestra del donante. La introducción de dichos espermatozoides en el interior del útero se realiza mediante un catéter fino y flexible. El procedimiento es indoloro y no requiere hospitalización.

¿ Cuáles son sus indicaciones ?

De inseminación conyugal:

  1. Disminución leve del número y movilidad de los espermatozoides
  2. Esterilidad de causa desconocida
  3. Dificultad de penetración de los espermatozoides en la cavidad uterina
  4. Alteraciones del ciclo menstrual

De inseminación de donante:

  1. Ausencia de espermatozoides en el semen (azoospermia).
  2. Disminución severa e irreversible del número o de la movilidad de los espermatozoides presentes en el semen tras fracaso de la fecundación in Vitro.
  3. Ciertas alteraciones cromosómicas o genéticas heredables.
  4. Parejas lesbianas
  5. Mujeres sin pareja

¿ Cuáles son sus resultados habituales ?

De la inseminación conyugal:

La tasa media de embarazo es alrededor del 20% por ciclo. Dado que habitualmente realizamos hasta 4 ciclos sucesivos, la tasa acumulada de embarazo es de alrededor del 40%.

De la inseminacion de donante:

Dado que la mujer en estos casos no presenta ningún factor de esterilidad, la tasa media de  embarazo por ciclo es alrededor del 35% y la tasa acumulada del 80%.

Tanto la tasa de embarazo en IAC como en IAD varían en función de la edad de la mujer.